Eventos Astronómicos

Último mes Mayo 2016 Mes siguiente
L M X J V S D
week 17 1
week 18 2 3 4 5 6 7 8
week 19 9 10 11 12 13 14 15
week 20 16 17 18 19 20 21 22
week 21 23 24 25 26 27 28 29
week 22 30 31

No has iniciado sesión

Próximos Eventos

Sin eventos

Astrónomos online

No

Ultimos Mensajes

Otros Temas »

AstroCórdoba - Últimas Noticias
Luna oculta a Sol PDF Imprimir E-mail
Escrito por Rafael Enríquez Centella   
Jueves, 21 de Abril de 2016 20:47

Luna oculta a Sol

En esta ocasión no voy a tratar la ciencia de este fenómeno tan sorprendente sino que me centraré en la belleza que encierra tratando de explicarla desde un punto de vista científico. Para ello me voy a basar en los conceptos que el escritor científico Jorge Wagensberg establece sobre la misma.

Dentro de la definición de belleza que establece el profesor Wagensberg destacan dos premisas que cumplen la gran mayoría de los fenómenos astronómicos: la armonía en el espacio y el ritmo en el tiempo. Podemos pensar en los innumerables sucesos astronómicos y llegaremos a la conclusión de que extendiéndonos en el espacio y a lo largo de la edad del Universo se dan estos dos preceptos indispensables, pero que no son los únicos.

La comprensión de los fenómenos nos lleva a un grado de satisfacción supremo, ya que penetramos en la belleza interna de todo cuanto nos ofrece el Cosmos. Esto explica la innata curiosidad y el afán del hombre por conocer y comprender cuanto la naturaleza nos esconde.

Centrándonos en los eclipses de Sol, cuya belleza cumple las premisas anteriores, podemos decir que aparece un nuevo condicionante: la ruptura de las normas que rigen el ritmo del tiempo y la armonía del espacio. La oscuridad en pleno día entraña una belleza singular  por su rareza.

Su imprevisibilidad en tiempos pasados dotaba a este fenómeno de la magia de lo inexplicable, haciendo que la falta de comprensión hiciera a los espectadores temerosos ante este suceso tan extraño. Hoy día y gracias al conocimiento científico este fenómeno es totalmente predecible y por tanto pierde esa aleatoriedad que mostraba en tiempos pasados. La búsqueda de respuestas al qué, al cómo, al cuándo y al porqué empujó al hombre a avanzar en el conocimiento y a dejar atrás supersticiones y temores.

La simetría es otra característica que aporta otro grado de belleza al fenómeno. Pensemos en la secuencia del mismo y la coincidencia de tamaños entre los dos astros vistos desde nuestro planeta. En el transcurso del tiempo la ocultación se va desarrollando con absoluta precisión geométrica, sólo el contorno irregular de la Luna nos deja ver esa maravilla a la que llamamos Perlas de Baily. Esta “imperfección” nos muestra otro grado de belleza inesperado de estética insuperable, volvemos a sorprendernos y dada la comprensión de lo visto volvemos a gozar del espectáculo de la luz que se escapa entre los resquicios del contorno irregular de nuestro satélite.

En el momento del eclipse no sólo influyen los aspectos astronómicos. Fenómenos climatológicos y circunstancias personales deben ser favorables para que el momento sea pleno y pase a nuestra experiencia como algo a recordar el resto de la vida, un momento único de belleza suprema.

No todo acaba en el instante vivido, hoy día podemos plasmar el espectáculo con una tecnología fotográfica al alcance de cualquiera. Esto hace posible alargar el bello momento y también disfrutar de lo captado en las fotografías. Un disfrutar más pausado que la vivencia pero no menos satisfactorio. Muchas fotos son obras de arte que no sólo satisfacen al creador sino que hacen compartir el gozo a cuantos las contemplen y hacerles partícipes de la experiencia. Como dice el profesor Wagensberg, es una necesidad de nuestra mente, gozar gracias a la belleza comprendida.

La variedad de matices que encontramos en las miles de fotografías captadas por los diferentes autores nos da otro grado de satisfacción. No hay dos eclipses iguales, las condiciones cambiantes y la mirada de cada autor nos libran de la rutina.

No podemos predecir qué pasará en el próximo eclipse aquí en nuestro mundo terrenal. Esta incertidumbre hace que deseemos su llegada con expectación y queramos vivirlo en directo, aunque sea sólo por su belleza. Allí nos veremos.

En recuerdo a Antonio del Toro, cuyo disfrute era contagioso cada vez que miraba los cielos.

Rafael Enríquez.

eclipse paco bellido

 
Las ondas gravitatorias existen PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 5
MaloBueno 
Escrito por Angel R. López-Sánchez   
Sábado, 20 de Febrero de 2016 16:15

2016 02 21 Ondas Gravitatorias

 

Artículo divulgativo para el suplemento dominical “El Zoco” de Diario Córdoba

Edición del 21 de febrero de 2016

Las ondas gravitatorias existen

El 14 de septiembre de 2015, exactamente a las 11:51 de la mañana siguiendo el horario de la España peninsular, los dos interferómetros en funcionamiento del experimento LIGO hicieron sonar alarmas en todo el equipo científico de este proyecto, que está repartido por todo el mundo. Una señal procedente del espacio profundo había sido detectada. Bajo un estricto secreto, un millar de científicos se afanaron en analizar los datos. Todos los indicios apuntaban a que era una señal verdadera que confirmaba que el último detalle que quedaba por demostrar de la Teoria de la Relatividad General, enunciada por el famoso físico Albert Einstein en noviembre de 1915, era cierto. El rumor fue creciendo entre los astrofísicos y los físicos teóricos, quienes durante los últimos meses de 2015 escuchaban aquí y allá que esto era así. El pasado jueves 11 de febrero, con gran expectación y durante una multitudinaria rueda de prensa en la ciudad de Washington (EE.UU.), los científicos líderes de LIGO anunciaron a la comunidad internacional que habían detectado por primera vez de manera inequívoca la señal de las ondas gravitatorias.

¿Qué es una “onda gravitatoria”? Según la Teoría de la Relatividad General de Einstein el continuo espacio-tiempo (no se puede entender una cosa sin la otra) está definido por su geometría. Son los movimientos de masa y energía de las partículas en él (estrellas, galaxias, cúmulos de galaxias) los que modifican dicha geometría pero, a su vez, ésta impone a las partículas como moverse. Esto es, la geometría del espacio-tiempo está constantemente cambiando. En casos extremos, por ejemplo si existen dos objetos muy masivos (dos agujeros negros) y cercanos que orbitan entre sí, la variación del espacio-tiempo va a modificarse de forma periódica según los dos cuerpos giran una y otra vez uno en torno al otro. Escrito en forma matemática estas variaciones tienen forma ondulatoria, y así recibieron el nombre de ondas gravitatorias. La predicción de la existencia de ondas gravitatorias se hizo en 1916, aunque no se empezaron a estudiar en serio hasta finales de los años 30 del siglo XX. Para finales de siglo era la única predicción de la Relatividad General que no estaba probada.

Aquí es donde entra el experimento LIGO, acrónimo de “Laser Interferometer Gravitational-wave Observatory” (Observatorio de ondas gravitatorias con interferómetro láser”), y que ha llevado casi 40 años de preparación. En realidad no se trata de un observatorio astronómico sino de un experimento muy complejo de Física donde un láser desdoblado en dos haces perpendiculares recorre dos brazos de 4 km exactos para volver a unirse (“interferir”, de ahí lo de “interferómetro”) y producir una señal. La precisión de cada brazo es asombrosa: son 4 kilómetros medidos con una precisión que es 10000 veces inferior al tamaño del protón (esto son 0.000 000 000 000 000 841 metros). Así, cada interferómetro de LIGO (hay 5 repartidos por todo el mundo, pero sólo los dos de Estados Unidos están en funcionamiento) es capaz de medir cualquier variación en el espacio con extrema precisión. Si el espacio se deforma en una dirección pero no en la perpendicular (lo que se espera si una onda gravitatoria pasara por allí) la señal de interferencia varía. Si esta variación puede modelarse usando las ecuaciones de la Relatividad General significaría que, en efecto, LIGO ha detectado una onda gravitatoria.

Y eso fue lo que pasó el pasado septiembre: la señal de interferencia observada por LIGO y que sólo duró 0.1 segundos es perfectamente reproducida por la fusión de dos agujeros negros, de 29 y 36 veces la masa del Sol, localizados a 1300 millones de años luz de nosotros, que crean un agujero negro de 62 veces la masa del Sol. Las 3 masas solares restantes se han convertido en energía, que se propaga en el espacio a la velocidad de la luz convertida en ondas gravitatorias. La detección de ondas gravitatorias también ha confirmado definitivamente que los agujeros negros existen (aún algunos científicos los cuestionaban). Las implicaciones de este hallazgo son aún inimaginables. Por el momento, lo más importante para los astrofísicos es que LIGO abre una ventana completamente nueva a la hora de entender el Universo, permitiendo observar fenómenos violentos y extremos como agujeros negros y púlsares, o incluso “escuchar” el propio Big Bang, llegando más allá de donde el análisis de la luz que nos llega del Universo sirve.

Imagen: Explicación de cómo se generan las ondas gravitatorias como fusión de dos agujeros negros y su detección en el instrumento LIGO. Crédito: Crédito: Caltech/MIT/LIGO Lab.

 

Dr. Ángel R. López-Sánchez

Astrofísico y Divulgador Científico

Australian Astronomical Observatory / Macquarie University (Sydney, Australia)

Agrupación Astronómica de Córdoba / Red Astronómica de Andalucía

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

El Lobo Rayado: http://angelrls.blogalia.com

 

 

El autor, astrofísico cordobés en Australian Astronomical Observatory / Macquarie University y miembro de la Agrupación Astronómica de Córdoba, escribe regularmente en el blog 'El Lobo Rayado' en la dirección de internet http://angelrls.blogalia.com. Puedes seguirlo en Twitter en @El_Lobo_Rayado.

 

Última actualización el Lunes, 22 de Febrero de 2016 12:56