Prog.de Radio de Antonio del Toro; Cap. II

 Danza_Planetas

 Por cultura general todos sabemos cuales son los 9 planetas del sistema solar el orden que ocupan sus orbitas con respecto al sol y quizás alguna idea de sus tamaños, pero no todo el mundo sabe que son objetos que se pueden ver la mayoría de ellos a simple vista como luceros que destacan por su brillo sobre casi todos los demás astros, algunos incluso se pueden ver en pleno día; pero no debemos confundirlos  con ciertas estrellas muy brillantes que llegan a lucir tanto o mas que algunos planetas y para ello lo primero que hay que saber es donde localizarlos que es en la zona de la eclíptica.

En esta franja del cielo podemos encontrar no muy separados angularmente del sol a mercurio y a Venus y solo podremos verlos durante un rato en las primeras horas de la noche o antes del amanecer, ya que son planetas interiores y sus orbitas están mas cercanas al sol que la de la tierra, mientras que en cualquier zona de la eclíptica independientemente de donde se encuentre el sol podremos encontrar a Marte, Júpiter y saturno, los demás se mueven como estos últimos pero no se pueden ver sin ayuda óptica; todos ellos son los planetas exteriores por estar situados mas allá de la orbita terrestre.

 Para identificar a cada uno de estos objetos podremos estimar su brillo y su color que nos dará una información casi segura de que astro se trata pues cada uno de ellos tiene particularidades que lo hacen fácilmente reconocible, por ejemplo Venus es con mucho el astro mas brillante después de la luna y su color es blanco resplandeciente, Marte es de color rojizo con cambios importantes de brillo dependiendo mucho a que distancia se encuentre de la tierra, Júpiter tiene un color blanco pero menos brillante que Venus y no presenta cambios importantes de brillo y saturno presenta un color amarillo-ceniciento bastante menos brillante que Júpiter; de mercurio mejor no hablar puesto que es tan escurridizo que jamás conseguiremos verlo 3 días seguidos pues debido a su proximidad al sol se mueve muy deprisa por el espacio cambiando mucho de un día a otro su posición en el cielo, pero cuando se encuentra cercano a su elongación máxima se le puede ver relativamente brillante sin haber anochecido aun por el horizonte del oeste o cuando ya esta amaneciendo por el este. Ni que decir hay que los planetas no tienen luz propia y que los vemos gracias a la luz del sol que es reflejada hacia nosotros al igual que lo hace la luna.

 Pero lo que identifica inequívocamente a un planeta es su rapidez o lentitud de movimiento con respecto a las estrellas de fondo de tal modo que mientras mas lejos están del sol tanto mas lentos se mueven en el cielo en un periodo de tiempo determinado. Así, Marte a pesar de que por su brillo podría confundirse con una estrella, lo podremos reconocer fácilmente por sus rápidos movimientos en pocos días y si lo observamos durante semanas o meses lo veremos pasearse por una amplia zona del cielo e incluso podremos observar fácilmente su retrogradación que es cuando el planeta parece detenerse e incluso moverse hacia atrás, este efecto causado por la perspectiva se manifiesta cuando la tierra que esta mas cerca del sol y por tanto se mueve mas rápido, adelanta al planeta dejando a este atrás; estos movimientos retrógrados se manifiestan también en los restantes planetas exteriores pero mucho mas lentamente pues basta pensar para entender que así sea, que mientras que Marte solo tarda dos años y medio en recorrer su orbita, Júpiter necesita 11 años para hacer lo mismo y son casi 30 en el caso de saturno.

 Sea como fuere a los planetas nunca los encontraremos representados en el planisferio celeste de modo que si vemos un astro brillante en una constelación del zodiaco y comprobamos que no esta en el planisferio tendremos la certeza de que es  un planeta y que podremos saber de cual se trata apuntando hacia el unos prismáticos o un telescopio que nos revelara sus particularidades, que son el conocido anillo de saturno, los satélites de Júpiter o los casquetes polares y zonas oscuras en el disco anaranjado de Marte o en el caso de Venus en el que podremos comprobar como cambia de fase de modo análogo a como lo hace la luna mientras vemos como se agranda o se achica su tamaño debido a la mayor o menor proximidad a la tierra

Los planetas exteriores cuando se encuentran detrás del sol y su resplandor no nos deja verlos se dice que están en CONJUNCION y cuando la tierra esta justo en medio del planeta y el sol se denomina OPOSICION mientras que cuando los tres astros se encuentran formando un ángulo recto se dice que esta en CUADRATURA siendo las épocas de oposición las mas favorables para la observación no solo porque se encuentra mas cercano a la tierra sino porque se puede ver durante toda la noche, estando a medianoche en su posición mas alta en el cielo.

 En cuanto a los planetas interiores, su nomenclatura es ligeramente diferente, así cuando el planeta esta al otro lado del sol que nosotros diremos que esta en CONJUNCIÓN  SUPERIOR  y no podremos verlo; y cuando esta entre el sol y la tierra se le llama CONJUNCIÓN  INFERIOR  y tampoco podremos verlo, pero cuando forma ángulo recto con la tierra y el sol se le llama  MÁXIMA ELONGACIÓN  este u oeste, siendo estas las mas favorables para la observación y ver el planeta en fase como la de la media luna menguando la fase a medida que se va acercando a nosotros al tiempo que se agranda considerablemente su tamaño aparente y sin poder ver ningún detalle en su superficie.

De Venus y mercurio son especialmente interesantes sus tránsitos ante el disco solar, fenómenos bastante raros porque ocurren cada mucho tiempo (mas de 100 años en el caso de Venus); y del estudio detallado de estos fenómenos se han deducido datos tan importantes tales como la distancia tierra-sol, a la que llamaremos desde ahora UNIDAD ASTRONOMICA y que equivale a 150 000 000 de km.

 Marte es siempre interesante observarlo, no solo por sus rápidos desplazamientos sino por los detalles que presenta la superficie de su disco anaranjado cuando se mira con fuertes aumentos pues se llegan percibir los casquetes de hielo que se forman en los inviernos polares; siendo de especial espectacularidad las oposiciones que acontecen en alguno de sus máximos acercamientos pues puede llegar a acercarse a una distancia de casi 50 000 000 de Km.

Y ahora que hablamos de millones de Km. estará bien recordar que la tierra dista de el sol 150, son 200 y pico en el caso de Marte, a casi 800 000 000 Km. del sol esta Júpiter y a mas de 1600 esta saturno; después de aquí en orbitas siempre crecientes están los demás planetas hasta llegar a plutón que esta a 6000 000 000 de Km.

 Júpiter, con su majestuoso desplazamiento, recorre aproximadamente en un año en su recorrido por la eclíptica el espacio que hay entre una constelación del zodiaco y la siguiente, completando su orbita alrededor del sol en unos 11 años. Contemplarlo al telescopio, incluso con pocos aumentos deja sin respiración, pues da la impresión de estar viendo un sistema solar en miniatura pues saltan a la vista sus cuatro satélites  principales alineados con su banda ecuatorial de color azul, que cambiaran de posición en el plazo de varias horas como si de un juego del corro cósmico se tratara.

Verlo con grandes aumentos en un telescopio que lo permita, es sumamente reconfortante pues debido a la diferencia de velocidad de sus fuertes vientos a diferentes latitudes se producen bandas multicolores paralelas al ecuador en toda su superficie, al igual que se puede ver la gran mancha roja que es un huracán permanente de las dimensiones de la tierra y a la que se viene estudiando desde hace cuatro siglos; si observamos esta mancha roja durante un rato podremos medir el periodo de revolución de Júpiter que es de aproximadamente de 11 horas. Y como estamos con fuertes aumentos con un poco de suerte podremos asistir a la ocultación o al transito de algún satélite y su sombra ante el disco de Júpiter.

 De saturno lo primero que hay que decir es que es el astro mas bello del cielo, su extenso y brillante anillo flotando alrededor sin tocar al planeta hipnotiza a quien lo mira al telescopio, pudiendo llegar a percibir en el la llamada división de cassini, y en el disco bandas paralelas al ecuador semejantes a las de Júpiter; así mismo en sus cercanías se pueden ver varios de sus satélites. Será interesante comprobar que si saturno tarda 29 años en recorrer su orbita podremos ver la alternancia de los veranos e inviernos  aproximadamente cada 14 años y veremos el anillo iluminado por el sol por arriba o por abajo; también podremos asistir cada 14 años a la desaparición del anillo, pues cuando cambia de invierno a verano o viceversa, este se nos presenta de perfil y no podremos verlo.

Los demás planetas no están al alcance de telescopios de aficionado excepto Urano que con un buen telescopio y destreza para manejarlo se le puede ver como un pequeño disco de color azul.

De la danza de los planetas son acontecimientos especialmente emotivos, las ocultaciones de estos por la luna; son fenómenos muy raros pero que ocurren de vez en cuando y que hay que estar allí para no perdérselo; especialmente cuando la luna esta muy delgada y se puede ver al telescopio al planeta desaparecer por el lado oscuro de la luna para reaparecer por el otro lado una hora mas tarde.

Otro tipo de ocultaciones son los eclipses de sol y de luna de los que hablaremos en otro programa especialmente dedicado a la luna; y los tránsitos de mercurio y Venus de los que ya se ha hablado, y en los que se puede seguir durante varias horas al telescopio, lógicamente con las protecciones adecuadas, al planeta en cuestión como una bolita negra cruzando el disco solar.

Si cuando ocurre un fenómeno de estos medimos bien a que altura del disco solar pasa la trayectoria y la comparamos con otra medición tomada desde el hemisferio sur estaríamos en disposición de calcular la distancia que nos separa del sol aplicando la trigonometría. A esta técnica de medir un objeto lejano desde dos puntos separados se la llama paralaje y la emplean desde siempre todos los topógrafos, así como se viene empleando desde hace 2 siglos para medir las distancias a las estrellas más cercanas.

 Y bien , se puede decir que con todo lo aprendido hoy, somos ya unos expertos en el tema; y no es para menos, pues si se entiende todo lo expuesto tened la seguridad de que se abrirá ante vosotros una dimensión desconocida; es como mirar a un objeto distante con un solo ojo, que lo vemos todo plano y no podemos precisar a que distancia esta, pero que al mirar con los dos ojos percibimos la tridimensionalidad del espacio llegando incluso a calcular mentalmente la distancia a la que se encuentra.

 Pero a pesar de haber aprendido a ver tan lejos hay que decir que estamos solo en las cercanías de la tierra; y que estas distancias que nos parecen tan enormes y que expresamos en cientos de millones de Km. no representan literalmente nada ante las abismales distancias que nos separan de las estrellas… y de las galaxias… pero esa… es otra historia,   que os contare si queréis en el próximo espacio, hasta entonces recibid un afectuoso saludo

                                                                                             *** EN LAS ESTRELLAS ***

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Agrupación Astronómica de Córdoba


  • Dirección

    Apartado de correos 701, 14080 Córdoba
  • Email

    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.